Seguidores

martes, 21 de abril de 2015

Mis raíces.



Noviembre no ha sido siempre caluroso, fue en ese mes que llegó mi tía Camila de España y hacía frío. Lo recuerdo bien porque rompí la escarcha que había sobre el plato de agua del gato y ésta se esparció por el pasillo justo en el momento en que ella llegó a la casa. Abuela abrió la puerta y la recién adquirida tía paso a mi lado como con patines y Pormiculpa, pormiculpa, pormigrandísima culpa me hice de humo que Minga! me iban a convencer de pedir disculpas  a esa estirada española que venía a ocupar mi cuarto. A la hora del almuerzo volví como si nada y me senté lo más alejada posible de mi abuela que con sus ojos me fulminaba.
Era un día de fiesta y la mesa estaba de gala. Pocas veces se sacaban los manteles, regalos usados de una patrona "buena" en donde mi abuela fue lavandera. Los platos eran preciosas fuentes decoradas y el puchero estaba tan delicioso que por un momento, me alegró su llegada.
Comía con delicadeza mientras conversaba, varias veces la vi tomar la mano del abuelo y apretarla. Abuelo estaba mudo, los ojos le brillaban. Había una sensación extraña y si yo no hubiese sido tan atropellada hubiese entendido la emoción que flotaba sobre esos dos hermanos separados casi cuarenta años. La tarde se pasó entre tés y pasteles, entre risas y llantos y a la noche encendieron la estufa y continuaron hablando. Yo me dormí esperando el beso de mi abuelo que me olvidó por ese día, solo por ese día. Te perdoné enseguida.


20 comentarios:

lichazul alqantar dijo...

qué bueno es la memoria emotiva
qué bueno es que la tengamos presente
sobre todo en quienes hacemos palabreos
si solo nos limitásemos al ombligo propio, otro mundo peor nos consumiría

enhorabuena Lyliam
besitos

maria cristina dijo...

Lyliam, qué lindo recuerdo de tu niñez trajiste hoy, más allá de la primera impresión sobre la intrusa, tu perdón a ese abuelo que recuperaba a su hermana te enalteció, un abrazo!

Marina-Emer dijo...

Me gustó mucho el relato familiar y con la fiesta que fue recibida la familia ....es muy lindo .
Gracias amiga por tus bonitas palabras a mis versos ...yo los escribo dando todo mi cariño a mi papel y pluma para trasladarlo a este aaparato que hace milagros ...nos encariña con personas que no conoces fisicamente y a las que llegamos a querer con toda el alma y a desvelar nuestros sueños con alegria ,placer o tristeza y sufrimiento para el resto del dia.
UN abrazo con cariño ...gracias
Marina

MAR dijo...

Es bueno recordar nuestra niñez.
Bss ( voy a recordar la mía)

MaRía dijo...

Ay me has traído a la memoria la misma historia ( al revés)
años en que de niña venían a casa mis tíos emigrados ..esos que una noche de octubre fueron privados de despedir a su mamá.. días atolondrados que con el tiempo y la madurez nos damos cuenta de tantos gestos que pasaron d cría desapercibidos
Un besito
y buena semana

escribes conmigo dijo...

los recuerdos de infancia... casi siempre es grato recordar la infancia y a los parientes que ya no están para darnos otro punto de vista.

un gusto leerte Mario

..NaNy.. dijo...

Hola paso de visita me gusta tu blog y tu entrada las raíces son nuestra señas de identidad. saludos

susi underground dijo...

Dicen que hay que tener voz propia para escribir. Tú la tienes siempre, pero cuando recuerdas tus raíces, eres más Lyliam que nunca. El abuelo, el abuelo y todo lo que representaba...

Anónimo dijo...

Qué guay Lyliam!!
Lo de los pasteles ni te cuento, los he comido con el pensamiento.
Y seguramente que el beso ausente sería un rebeso en el consiguiente para compensar.

1 saludo!!

El B de L

Joaquín Galán (Jerónimo) dijo...

No me extraña nada ese recibimiento sobre patines de la intrusa española,las almas apasionadas primero actúan y después,mucho después, reflexionan y dan de sí lo mejor que tienen.Me hiciste reír con ese desplazamiento por el pasillo.Yo me hubiera vuelto a España de inmediato...jajajaja

Luego,el relato se viste de ternura,de cariño y de perdón.Lo que te decía de las almas apasionadas y francas.

Abrazos Lyli.

Lyliam dijo...

Si Eli, es verdad, aunque a veces uno no sabe a que va a escribir cuando agarra el lápiz jajajjaja. Otro abrazo linda.

Lyliam dijo...

Viste Cris, cuando uno es niño suele ser cruel con los que llegan, no se piensa mucho. Bien, después crecemos y continuamos haciendo mal a veces. En este caso disfrutamos mucho de esa tía y creo que yo fui la que más lo hice. Era linda al final!!

Lyliam dijo...

Es verdad Marina, en este mundo es difícil abstraerse del sentimiento ajeno, pasamos de una emoción a otra leyendo. Y se hacen grandes amistades. Un abrazo poeta amiga.

Lyliam dijo...

Espero leer algo de tu niñez Mar, que no se porque imagino ha de ser divertido. Siempre es bueno leerte del tema que sea, un abrazote.

Lyliam dijo...

MaRia, a veces para los niños pasan detalles que luego de adultos nos asombra recordar. y nos sorprendemos dándonos cuenta de porqué tal o cual cosa sucedió. Será una especie de auto protección con la que venimos, ya incluida jajajjaja
Un abrazo.

Lyliam dijo...

Si Mario, hay que intentar volver de vez en cuando y mirar desde otra perspectiva, allí vemos detalles ocultos a veces bonitos de encontrar. Un abrazo amigo.

Lyliam dijo...

Gracias NaNy , es un gusto tu visita, Bienvenida. Un abrazo.

Lyliam dijo...

En verdad no me recuerdo bien del otro día L de B pero aunque nunca me eran suficientes los pasteles besos del abuelo no me faltaron jajajjajaja.
Un abrazo poeta amigo.

Lyliam dijo...

Susi, a veces me parece que todo lo sobre dimensiono, es más, creo que el abuelo medía tres metros, era el más lindo y el más sabio de todos hajajajjajaj
Así que puedo contar muchas mentiras verdaderas de el. Un abrazote linda.

Lyliam dijo...

Soy mala Jero, aún me da risa imaginarla resbalando en el pasillo. Nunca me reclamó claro, fue un accidente en verdad pero muchas veces se reía y decía que su alfombra roja cuando llegó fue de agua jajajjaja Lo demás, no había mucho que perdonar, cuando somos chicos los enojos duran bien poquito y cuando somos grandes tenemos que seguir igual, menos presión amigo. Un abrazo enorme.