Seguidores

viernes, 18 de abril de 2014

Mi madre, que estaba bastante loca, decía;
"Estoy de luto por este mundo puto"
Abusaba del alcohol y las pastillas y claro, nosotros aprovechábamos para ponernos sus tacos y maquillarnos, conseguíamos cocos de pan y los rellenábamos de azúcar cuando teníamos hambre y había que hacer silencio a horas inesperadas así que podría ser que en la madrugada recién, mi hermana y yo pudiéramos dejar de hacernos señas y formar palabras.
Aprendimos desde pequeñas a reírnos con la boca apretada y a llorar sin que nadie supiera. Y leíamos...
Por esa época, muy niña, conocí a Gabriel, el me sacaba de ese dormitorio sin ventanas y me llevaba a Macondo, y yo, era feliz, era inmensamente feliz.
Yo estoy de luto hoy, voy a vestirme toda de amarillo, voy a pintarme la boca con el rojo más fuerte que encuentre y voy a salir a matar las hormigas porque no quiero que te lleven, no quiero.








domingo, 19 de enero de 2014

De vez en cuando la vida me besa en la boca.


Yo no tenía ganas de conversar y ella, parecía no tener tiempo de escuchar.
Así es que nos acomodamos cada cual en lo suyo, inmóvil yo, seca, y tan indiferente a todo, que no vi acercarse la tormenta.
 Marela refunfuña en la cocina.
Le brilla todo el cuerpo, montones de gotitas patinan en su rostro, negra bonita.
Un delantal de blanco como una nube y, parece levita, pero Marela corre.
-¿Querés ñoquis? -Pregunta sin esperar respuesta mientras esparce harina sobre la mesa y me extrañan sus manos como palomas.
-Sin sal, murmura para si misma, sin sal los ñoquis son la cagada.
Algo se arrastra por ese cielo que entra por la ventana, un run-run-run que estalla en inmenso rayo
y ¡Santa Bárbara bendita! La cara de enharinada como un payaso, tres veces de persignadas y a mi la boca casi que me revienta de carcajadas.
¡Cuanto no me reía mi negra linda! La motita apretada cual caracolas con aire de africana ahí en las narices.
-¡Bendíceme señor los ñoquis! Que con esta humedad ¡No hay quién los haga!
-Ay de mi! Saltitos de gorrión entre las gardenias.
-¡Se me moja la ropa! Y comienzan a dejarse caer las desmayadas gotas.
Me acerco al ventanal a aspirar el ayer en la tierra caliente, Marela se demora...
Y es como una cortina la llovizna, como un volcar de fuente y Marela no viene...
¡Ahí está! Tan mojada la turra como sonriente y me alarga la mano a que me le acerque
a empaparnos las dos como cuando chicas.
-¡Y vamos a llorar! -me dice - A llorarnos todas las cosas tristes, a dejar que se marchen, a gritar esa rabia que a mi me tiene muda y a vos te deja inerte.
Mi negra hermosa...
Gritamos como locas`¡Dos descosidas! Me dolía la garganta de tanta bronca, me dolía mi vida.
En un charco de barro me hundió las manos y me dijo a la cara
-Sana -sana en el alma que no en las manos.
-Sana-sana mi niña, ahí es la herida.
Volvimos abrazadas a la cocina y amasamos recuerdos para otro día, amasamos sonrisas.
Almorzamos con mate y con tortas fritas que los ñoquis sin sal son una cagada.
Y hube de dar las gracias, por la simple razón de seguir con vida.
Y por mi negra bella.