Seguidores

viernes, 18 de abril de 2014

Mi madre, que estaba bastante loca, decía;
"Estoy de luto por este mundo puto"
Abusaba del alcohol y las pastillas y claro, nosotros aprovechábamos para ponernos sus tacos y maquillarnos, conseguíamos cocos de pan y los rellenábamos de azúcar cuando teníamos hambre y había que hacer silencio a horas inesperadas así que podría ser que en la madrugada recién, mi hermana y yo pudiéramos dejar de hacernos señas y formar palabras.
Aprendimos desde pequeñas a reírnos con la boca apretada y a llorar sin que nadie supiera. Y leíamos...
Por esa época, muy niña, conocí a Gabriel, el me sacaba de ese dormitorio sin ventanas y me llevaba a Macondo, y yo, era feliz, era inmensamente feliz.
Yo estoy de luto hoy, voy a vestirme toda de amarillo, voy a pintarme la boca con el rojo más fuerte que encuentre y voy a salir a matar las hormigas porque no quiero que te lleven, no quiero.